Elegir un pijama para niños no siempre es fácil. Está bien que sea bonito, sí, pero también es muy importante la comodidad y la calidad de los tejidos. Al ser una prenda con la que van a dormir debe ser muy cómoda para que no le reste descanso.

Además, es esencial que sientan libertad de movimiento y que no pasen frío ni demasiado calor. Desde luego, la elección de un pijama no es algo superfluo, ¡al contrario! De ello depende que los niños duerman bien y puedan estar al 100% a la mañana siguiente.

Los tejidos de los pijamas

El pijama bebe debe estar elaborado con un material calentito, como la lana, el dralón o el algodón, ya que estos son transpirables. Y es natural que los niños suden durante la noche. Tienen que ser prendas suaves y agradables al tacto. Si tiene botones, estos deben poder abrirse y cerrarse sin dificultad.

El peso también es esencial. Opta por los tejidos ligeros para que el niño siempre se sienta cómodo. Se recomienda evitar los tejidos resbaladizos como la piel de ángel o el chiffon, ya que, aunque son muy bonitos, son fríos e incómodos para ellos.

¿Qué tipos de pijamas hay?

Aquí tienes los tipos más comunes de pijama bebe. Mientras unos, como el saco completo, son idóneos para el invierno, otros, como los bodis, son perfectos para los meses de calor:

  • Saco completo: una sola pieza que cubre todo el cuerpo, de los pies al cuello
  • Pijama burbuja: es similar al anterior, pero bastante más holgado
  • De 2 piezas: presenta una gran variedad de diseños para el calor y el frío
  • Camisón: ¡todo un clásico! Mejor que no sea demasiado largo para liberar las piernas
  • Bodis: cómodos para el verano al dejar las piernas libres y muy variados en diseño

Seguridad a la hora de dormir

Cuanto más pequeños son los niños, más riesgo hay de rasguños o atragantamientos. Se debe vigilar que el pijama bebe no tenga ningún adorno que se pueda desprender con facilidad. Así como tampoco debe tener botones demasiado grandes o de decoración ostentosa.

Vigilar que las costuras estén reforzadas y que no haya nada suelto. También hay pijamas para niños ignífugos para una mayor protección del bebé. Aunque estos no están fabricados en tejidos naturales. Y ya sería para una protección extrema de su entorno.

El pijama adecuado según la edad

Cuando los niños todavía son muy pequeñitos lo ideal es usar peleles, bodis o sacos completos. Si es invierno los peleles son perfectos para no tener que ponerles calcetines o patucos, pues a veces es fácil que se los quiten, sobre todo si se mueven mucho al dormir.

Los pijamas de dos piezas y los camisones suelen estar disponibles para niños a partir de 2 años. Y tienen una inmensa variedad de tejidos, diseños y colores. Idóneos para todo el año en función de sus tejidos.