Perder peso es algo saludable, pero es conveniente conocer la diferencia entre el peso ideal y el peso saludable.

Habitualmente adelgazar trata de establecer un objetivo de peso igual que se basa en una serie de fórmulas cerradas. El caso es que este tipo de fórmulas no consideran que el peso al final es la suma de todos elementos del cuerpo, incluyendo el agua o los músculos. De la misma manera, tampoco se tiene en mente que no solo está la salud física o a nivel biológica, sino que existe también una salud social y psicológica que también tienen mucha importancia.

Las personas que no están a gusto con su propio físico lo pasan mal y están lógicamente preocupadas por adelgazar, pero todo hay que hacerlo de forma meditada y sin prisas, pues de lo contrario puede llegar el temido efecto rebote.

El peso concreto e ideal no existe

No hay un peso en concreto y que sea el ideal para cada persona. Como habrás comprobado no se suele pesar lo mismo durante el día o de un día para otro. Existen un intervalo de peso y no el peso exacto, que es diferente dependiendo de cada persona, donde podemos encontrarnos bien en lo físico, pero también social y psicológicamente.

Como decimos, el peso es variable, hasta en el mismo día y la pérdida de peso no es un proceso que sea lineal. El que una persona adelgace va a depender de una serie de factores como una correcta hidratación, el descanso o el estrés, no únicamente la alimentación. Por lo tanto, si el que el peso perdido no sea siempre igual no significará que no se estén haciendo bien las cosas. Incluso puede significar que se respete el ritmo fisiológico del cuerpo, que al final es garantía del mantenimiento del peso perdido.

Tener claros los objetivos es importante

Debido a ello, nuestra recomendación es no recurrir a las denominadas dietas milagro o las dietas hipocalóricas que son supuestamente saludables. Lo primero que debes hacer es preguntarte si deseas realizar una dieta para adelgazar y los beneficios que quieres lograr al hacer una dieta para adelgazar. Todo ello supondrá que tendrás la motivación con la que será posible afrontar los diversos cambios que vayas logrando, no solo en cuanto a los hábitos, también respecto a la composición corporal o el peso, lo que hará que mejore tu salud en todos los sentidos.

En cuanto respondas estas dos preguntas, estarás en el momento justo de dar el paso definitivo y entender que el peso, al final, es la suma de todos los componentes de nuestro cuerpo como decíamos antes, del esqueleto, los músculos, las vísceras, el agua, el tejido graso, etc. De los cuáles, solo quieres cambiar este último.

Por todo ello, en la consulta se acostumbra a medir la composición corporal y no solo el peso. De esta forma, se aseguran de que lo que realmente se va a movilizar con los cambios que adopten va a ser la grasa y no la musculatura como tal.

Conclusiones

Seguro que, si tienes todo esto claro, vas a poder aprovechar mejor con estos conocimientos el desafío de adelgazar, pues los beneficios de perder peso son evidentes, tanto en lo físico como en lo mental. Lo que nunca debes hacer es intentar correr antes de tiempo o buscar atajos que te lo pongan más sencillos, pues hay una serie de cambios que deberás hacer tu vida que al final tendrán su recompensa.

Nunca olvides que somos algo más que lo que pesamos y que lo realmente importante es sentirnos felices y saludables con nosotros mismos.

Publi